SANTIAGO. El Centro Histórico y los sectores populosos de esta ciudad lucieron este Viernes Santo prácticamente desolados, con sus negocios cerrados y poca circulación vehicular en las calles y avenidas.

En un recorrido realizado por distintos puntos de aquí, Diario Libre constató que las casas comerciales no abrieron sus puestas hoy, mientras que los buhoneros no acudieron a los espacios públicos donde habitualmente realizan sus actividades.

Asimismo, en las vías de comunicación terrestre, que tradicionalmente presentan un alto tráfico vehicular, fueron escasos los automóviles que transitaban por las mismas.

En cada uno de los puntos visitados era evidente la labor de vigilancia que mantienen los agentes de la Policía Nacional en los espacios públicos como parte del plan de protección a la ciudadanía durante la Semana Santa.

En cambio, los templos católicos permanecen todavía con gran afluencia de público.

En esos lugares se han establecidos muchos vendedores ambulantes, quienes ofertan alimentos y bebidas no alcohólicas, así como objetos alusivos a la Semana Santa.

No hay comentarios

Dejar respuesta